El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La Conjura de los Necios

Por Narrador - 7 de Septiembre, 2005, 16:37, Categoría: ¿Se Negocia con ETA?

Tras lo expuesto anteriormente, en una demostración del absurdo más puro leemos  como sectores del PNV atribuyen la escasa actividad terrorista durante estos meses de verano a la estrategia coyuntural de ETA de facilitar la constitución de la mesa de partidos en la que se propone imponer, a través de la presencia de Batasuna, la autodeterminación del País Vasco, según el mensaje que se está transmitiendo a las bases nacionalistas. Expertos en la lucha antiterrorista consultados por ABC prefieren, de momento, mostrarse más cautos y recuerdan que la banda administra la práctica del terror según conviene a sus intereses tácticos. La Policía no descarta que el 7-J haya influido también en la banda para aminorar su plan contra el turismo. Además ZP dijo también que "se ha abierto una nueva situación política en el País Vasco" y vaticinó "ahora llega el momento de la paz y el entendimiento". Patxi López apunto que "si hay una posibilidad para la paz, hay que luchar" ¿Me lo explican?

ABC

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

SECTORES DEL PNV CREEN QUE ETA HA SUSPENDIDO SU CAMPAÑA DE VERANO PARA FACILITAR LA MESA DE PARTIDOS

J. Pagola

Los nacionalistas creen que una ausencia de atentados, aunque coyuntural, hace menos apremiante la exigencia a la coalición ilegalizada para que condene el terror

MADRID. Sectores del PNV atribuyen la escasa actividad terrorista durante estos meses de verano a la estrategia coyuntural de ETA de facilitar la constitución de la mesa de partidos en la que se propone imponer, a través de la presencia de Batasuna, la autodeterminación del País Vasco, según el mensaje que se está transmitiendo a las bases nacionalistas. Expertos en la lucha antiterrorista consultados por ABC prefieren, de momento, mostrarse más cautos y recuerdan que la banda administra la práctica del terror según conviene a sus intereses tácticos.

El caso es que la campaña de verano de la banda criminal ETA se ha reducido este año, hasta el momento, a los dos atentados perpetrados el pasado 29 de julio, cuando estallaron dos artefactos de poca potencia en sendos arcenes de la N-V y N-IV, a su paso por las provincias de Toledo y Ciudad Real. Una hora antes, un comunicante anónimo que dijo hablar en nombre de la banda advirtió de la colocación de estas bombas, que no causaron daños personales, y los desperfectos fueron mínimos. Otros atentados similares cometidos el pasado mes de julio se enmarcan en la campaña de extorsión de la banda contra empresarios vascos que se niegan a pagar el «impuesto revolucionario».

Se da la circunstancia de que los expertos antiterroristas disponían de datos que apuntaban a que la banda había introducido varios «comandos», algunos de ellos instalados ya en la costa mediterránea, con el objetivo de reactivar una nueva ofensiva contra intereses turísticos coincidiendo con la época estival. Una estrategia que los terroristas han venido repitiendo en los últimos años como instrumento de chantaje al Estado, al considerar que con ello pueden dañar la economía española.

Exigencia menos apremiante

En medios del PNV se apunta ahora a que ETA ha rebajado su campaña de verano con el objetivo de facilitar la constitución de esa mesa de partidos que incluyó en la oferta de Anoeta presentada el pasado mes de noviembre a través del portavoz Arnaldo Otegi, Una mesa paralela a la otra en la que, según los planes de ETA-Batasuna, deben sentarse la propia banda criminal y el Gobierno. En este sentido, la suspensión coyuntural de la actividad terrorista, según el mensaje que transmiten estos sectores del PNV a sus bases, haría menos apremiante que Batasuna se desmarcara expresamente de ETA, condición exigida por PSE y, muy especialmente, por el PP para compartir mesa con los proetarras.

Los cabecillas aceptan que el punto de partida para este proceso de negociación sea la iniciativa anunciada por el lendakari, Juan José Ibarretxe, una vez que ha confirmado su invitación expresa a Batasuna. Esta misma semana, la portavoz del Ejecutivo vasco, Miren Azkárate, pidió oficialmente al Gobierno de Rodríguez Zapatero el acercamiento de los presos de ETA a cárceles del País Vasco como «gesto de distensión».

Los expertos en la lucha antiterrorista prefieren mostrarse más cautos, si bien admiten que uno de los objetivos prioritarios de la banda en estos momentos es la constitución de esa mesa de partidos, ya que intentará, a través de la presencia de Batasuna, imponer la autodeterminación del País Vasco pretendida también por el conjunto de los nacionalistas. Los mismos medios subrayan que los cabecillas de la banda no se sentarán a hablar con el Gobierno sobre entrega de las armas y presos hasta asegurarse de que en la citada mesa de partidos se asumen sus reivindicaciones, y de ahí sus prisas para que se constituya cuanto antes. En cualquier caso, recuerdan que ETA siempre administra el terror en función de sus intereses, por lo que «nunca puede descartarse una nueva salvajada si comprueba que así presiona mejor».

Otras hipótesis

De todas formas, los expertos policiales no descartan tampoco otras hipótesis para explicar la casi ausencia de atentados contra intereses turísticos durante este verano. Así, recuerdan que el pasado 28 de julio la Policía francesa detuvo a Jon Joseba Troitiño, considerado como «lugarteniente» del jefe del «aparato militar», Garikoitz Aspiazu, «Txeroki». Esta operación pudo obligar a los «comandos» encargados de la «campaña de verano» a replegarse por temor a ser desarticulados. Los experos tampoco descartan que la conmoción mundial provocada por los atentados del pasado 7 de julio en Londres haya forzado a ETA a reducir al mínimo sus atentados contra intereses turísticos, que precisamente buscan resonancia internacional, a fin de desmarcarse del terrorismo islamista, como ya ocurrió a causa del 11-M.

ABC

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

UN MACABRO PLAN QUE COMENZÓ HACE 25 AÑOS

El primer atentado de ETA contra intereses turísticos se remonta al 29 de junio de 1979, cuando hizo estallar dos artefactos en Benidorm (Alicante). Desde entonces, la banda terrorista ha llevado a cabo, como una constante en su siniestro historial, «campañas de verano» que se han cobrado seis víctimas mortales, numerosos heridos y cuantiosos daños materiales. La zona más castigada ha sido el litoral mediterráneo, aunque el pasado verano se centró más en las costas de Cantabria, Asturias y Galicia.

Para este verano se presagiaba también una dura campaña. Las misivas enviadas por ETA a embajadas, consulados y agencias de viaje, en las que invitaba a los ciudadanos de Europa y Estados Unidos a no viajar a España bajo amenaza, así lo certificaban.

EL MUNDO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

DAR CAUCE A LA «LIBRE VOLUNTAD» DE LOS VASCOS

Marcos Iriarte

Los socialistas Elorza, Zabaleta e Itxaso presentarán enmiendas en el Congreso del PSE

BILBAO.- Los socialistas Odón Elorza, Gema Zabaleta y Denis Itxaso están empeñados en que el Congreso del PSE-EE que se celebrará a finales de octubre sea calentito. Están dando las últimas pinceladas a un documento llamado a «enriquecer» la ponencia de la dirección de su partido con un doble objetivo: que el PSE-EE acceda a dar cauce a la «voluntad de los vascos expresada de forma libre y pacífica», y que actualice «algunos conceptos» -como el de la autodeterminación- para que el partido «avance» en la dirección que, a su juicio, marca la sociedad.

Según explicó Zabaleta a EL MUNDO, los tres socialistas guipuzcoanos trabajan en un dossier que, en forma de enmiendas, presentarán «como aportaciones» a la ponencia que ha diseñado la Ejecutiva y que debe ser aprobada en el V Congreso Ordinario, que tendrá lugar el último fin de semana de octubre en Bilbao.

Las línea maestra será la defensa de la voluntad de la sociedad vasca -«de lo que parecen haberse adueñado los partidos nacionalistas», matizó Zabaleta-, expresada «de forma libre y desde el respeto a los derechos humanos y a la vida», con pleno «encaje en la legalidad».

Esta apuesta de los tres críticos guipuzcoanos trata de romper, según Zabaleta, la imagen «que se ha ido forjando» entre la sociedad de «que sólo los nacionalistas apuestan por escuchar la voluntad del pueblo». «Nosotros parecemos el muro de contención a esa expresión y no debe ser así», lamentó.

Según cree, la voluntad de los vascos debe ser expresada «de forma pacífica y libre, desde el respeto a los derechos humanos y, por supuesto, a la vida»; además, debe tener «encaje en el marco jurídico», realizarse conforme a la legalidad. «Esa es la diferencia entre lo que proponen unos y otros», dijo.

En un segundo plano, las tres voces socialistas esperan que los militantes del PSE acepten revisar algunos conceptos cuyo uso se ha «manipulado y trillado» durante años hasta crear tensiones en la sociedad. Es el caso de la autodeterminación, «un principio trasnochado que se debe actualizar», precisó Zabaleta.

En el caso concreto del derecho de autodeterminación, la socialista señaló el ejemplo de Irlanda del Norte donde se hablaba de «principio del consentimiento». «Hay que debatir, buscar entre los viejos documentos de este partido y encontrar la fórmula adecuada».

Estas aportaciones «honestas, rigurosas y muy meditadas» que se explicitarán en forma de enmiendas a la ponencia política que ya ha redactado la dirección del PSE, pretenden hacer del Congreso del partido -según Elorza, Zabaleta e Itxaso- un «congreso de debate».

«El momento es ahora. En un congreso en el que no se va a discutir el liderazgo político del líder, porque Patxi López ha logrado consolidarse y cohesionar al partido, hay que aprovechar para profundizar en el debate político y para avanzar», apuntó Zabaleta, quien trató de disputar a López la secretaría general del PSE en el último congreso del partido.

«Debe ser un debate político, no de continuidad, sino de progreso», sentenció.

Pero, además del momento de liderazgo «consolidado» dentro del PSE, Elorza, Zabaleta e Itxaso consideran que la situación política, tanto estatal como vasca, es propicia: «Se está cerrando un contencioso histórico con los nacionalismos y hay abiertos procesos de reforma de los estatutos en varias comunidades», consideró.

Zabaleta cree que sus compañeros acogerán «bien» todo esto. «Nadie tiene que inquietarse», sentenció. Cuando el portavoz de la Ejecutiva, Rodolfo Ares, supo que iban a presentar enmiendas a la ponencia, les emplazó -tras precisar que están «en su derecho»- a leer el documento antes de hablar de cambiarlo.

EL MUNDO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

«NO AYUDA AL PROCESO DE PAZ»

BILBAO.- La presidenta del Parlamento vasco, Izaskun Bilbao, consideró ayer «llamativo» que miembros de PCTV hayan sido citados a declarar en la Audiencia Nacional por presunta relación con ETA y opinó que esto «no ayuda» en un proceso de paz.

Bilbao, en una entrevista en Radio Euskadi recogida por Efe, dijo ante dicha actuación que «resulta muy llamativo, teniendo en cuenta que el fiscal general [Cándido Conde-Pumpido] se opuso a iniciar este tipo de procedimiento con ese grupo político».

Según señaló, «los procesos de paz, incluso en sus inicios, suelen tener muchas dificultades» y «seguramente habrá mucha gente que no está demasiado cómoda».

Dijo esperar que «ése no sea un capítulo que enturbie este proceso» pero dijo: «Tenemos que tener valentía política suficiente para abordar el proceso de paz y normalización con ilusión y contundencia porque es una demanda de la sociedad». Bilbao evidenció que «como sociedad», los vascos están «cansados de llevar sobre sus hombros y en el alma y el corazón un nivel de sufrimiento que no tiene otra comunidad».

La presidenta abogó por el diálogo en el nuevo curso parlamentario vasco, en el que está pendiente el debate presupuestario, y afirmó que «no tiene sentido empezar con bloqueos».

EL PAIS

Domingo, 4 de de septiembre de 2005 

PATXI LÓPEZ: "SI HAY UNA POSIBILIDAD PARA LA PAZ, HAY QUE LUCHAR"

C. E. C.

Madrid - La situación política del País Vasco quedó ayer en un segundo plano, porque el Comité Federal estuvo centrado en las reformas estatutarias, pero a muchos dirigentes les llamó la atención la intervención del secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, quien habló de la pacificación en términos de oportunidad. Después de pedir a todos sus compañeros "discreción" en un asunto tan delicado como la posibilidad del fin de la violencia, aseguró que "todos los socialistas vascos, sin fisuras y sin matices" están "detrás de la línea marcada" por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

"La paz no puede tener un precio político", sentenció, "pero conseguir la paz justifica una actitud de valentía para alcanzarla. Por eso, José Luis", señaló mirando a Zapatero, "si hay una sola posibilidad para la paz, tienes razón, hay que luchar por ella".

López aprovechó ayer su paso por el Comité Federal y el Consejo Territorial, que presidió por la tarde, para confirmar, en los pasillos, que su partido no apoyará las mociones de censura que el PNV tiene intención de presentar contra el diputado general de Álava, Ramón Rabanera, y el alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, ambos del PP.

López también hizo hincapié en otro de los debates que ayer se produjeron en el Comité Federal, y que afecta indirectamente al País Vasco: la posibilidad de que una comunidad, como quiere Cataluña, pueda definirse como "nación" en su Estatuto de Autonomía. La federación extremeña, opuesta por completo a esta idea, logró ayer incorporar al texto una enmienda en la que se recuerda: "Los socialistas tenemos un proyecto claro para España, basado en el reconocimiento convencido de la pluralidad de nacionalidades y regiones que la integran". Esto es, prácticamente, lo que viene en la Constitución.

CATALUÑA COMO NACIÓN

El PSC defiende que, sin cambiar la Carta Magna, el Estatuto de Cataluña puede definir a esta comunidad como una nación, y por eso apoyó ese nuevo texto, que se aprobó por unanimidad.

Patxi López quiso restar importancia al debate sobre "los términos". A su juicio, no deben convertirse en un "escollo insalvable" para buscar una solución a esta cuestión y señaló que para los socialistas el "modelo de España no está en cuestión". Durante su intervención, López también pidió a los socialistas catalanes que traten de resolver de forma positiva su debate estatutario porque eso también mandaría un mensaje "muy positivo" para la política vasca.

López alabó el papel de Zapatero en la política vasca, y Maragall hizo lo propio con la catalana. De hecho, el líder del PSC, al comienzo de su intervención, dijo unas palabras en catalán: "Quiero trasladar desde aquí el máximo apoyo al coraje de Zapatero por su apuesta decidida por la España plural".

EL CORREO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

LÓPEZ JUSTIFICA QUE SE ACTÚE «CON VALENTÍA» PORQUE LA PAZ ES EL OBJETIVO «MÁS NOBLE»

R. Gorriarán y L. Pérez

Sostiene que un nuevo Estatuto catalán demostraría que «se puede mejorar sin romper»

Patxi López tuvo ayer tarea doble en la jornada de reuniones del Partido Socialista, aunque el problema vasco permaneció en un infrecuente segundo plano ante la efervescencia del debate sobre la reforma del autogobierno catalán. Por la mañana, el líder del PSE fue uno de los intervinientes en el comité federal, ante el que desgranó las líneas maestras que seguirá su partido en el nuevo curso político: esto es, búsqueda de la paz, recuperación del consenso entre vascos a través de una modificación pactada del Estatuto y avanzar en la construcción social de Euskadi. Por la tarde, López presidió el Consejo Territorial del PSOE, que se centró en la polémica propuesta de financiación del déficit sanitario que acaba de presentar el Gobierno.

El secretario general del PSE explicitó ante sus compañeros de partido el respaldo de su formación a la estrategia de José Luis Rodríguez Zapatero para intentar acabar con la violencia de ETA y también su convencimiento de que el cese del terrorismo no puede producirse a costa de ningún «precio político». No obstante, y en un momento en el que han ido arreciando las críticas del PP hacia la política de pacificación de los socialistas, López justificó que se actúe «con valentía» y se corran «riesgos en ocasiones» porque el objetivo de la paz es «el más noble» y es preciso alcanzarlo «lo más pronto posible». Junto a ello, defendió que los eventuales movimientos se realicen con discreción.

El líder de los socialistas vascos acompañó estas palabras con un apoyo a la labor emprendida por el PSC en Cataluña. Remarcó que las reformas estatutarias deben ceñirse a dos premisas -un amplio consenso interno y su ajuste a la Constitución-, pero también dejó claro que modificaciones como la catalana buscan dotar «a los ciudadanos del mejor marco político, no dar satisfacción a nadie». Por la tarde, tras presidir el Consejo Territorial, López confió en que prospere un nuevo Estatut porque eso evidenciaría en Euskadi que es posible conseguir «el entendimiento entre diferentes» y «mejorar» el autogobierno «sin romper» con España.

El Consejo Territorial, en el que el vicepresidente Solbes detalló la propuesta sanitaria, sirvió para diluir las críticas de los 'barones' recibidas en las horas previas. Los siete presidentes autonómicos socialistas y los líderes de las 17 federaciones manifestaron su apoyo unánime a la iniciativa, aunque sí reclamaron «una mejora» de la aportación de 500 millones de euros anuales. El Ejecutivo dejó entrever que es posible.

Así lo sugirió el presidente del PSOE, Manuel Chaves, quien pidió al PP que adopte posiciones «no sectarias» y acepte una oferta que supone «una inyección, como mínimo, de 1.250 millones de euros». Se refería a los mil que entregará el Gobierno en dos años y a los 250 que se recaudarán al subir los precios del alcohol y el tabaco.

GARA

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

«EL QUE PONE CONDICIONES SIN CESAR NO DESEA EL DIÁLOGO», SUBRAYA BATASUNA

Batasuna quiso ayer lanzar «una señal de alarma» a la ciudadanía vasca. El pasado miércoles, Arnaldo Otegi hacía un balance del verano y denunciaba el mantenimiento de la represión y la proliferación de discursos dirigidos a «poner obstáculos» a cualquier proceso de resolución. En las jornadas siguientes, los discursos poniendo condiciones a Batasuna han seguido en la misma línea, y el juez Grande-Marlaska ha imputado a otras ocho personas. Ante estas y otras situaciones, la formación abertzale se pregunta si todos los agentes desean realmente que el conflicto se solucione.

Arnaldo Otegi no se anduvo por las ramas. El portavoz de Batasuna habló «con contundencia, pero con tranquilidad», para señalar que es imposible cualquier tipo de proceso de resolución «si sólo una parte actúa con responsabilidad». En virtud de este compromiso, subrayó que la rueda de prensa celebrada ayer iba a servir «para dejar las cosas claras».

Una comparecencia de la formación independentista que vino motivada por las imputaciones del juez Fernando Grande-Marlaska contra integrantes de la izquierda abertzale y por las reiteradas declaraciones de diferentes representantes políticos, que buscan «crear confusión y mezclar todo para atacar» a Batasuna.

Unas actuaciones que han «colmado el límite de la paciencia» de esta formación, que «no va a permitir que nadie le haga responsable de ningún tipo de enfrentamiento popular o armado que exista en el país».

Pese a ello, aseguró que Batasuna «se reafirma en su estrategia de paz» y «sigue haciendo una apuesta nítida por un proceso que supere el conflicto político y armado. Vamos a seguir jugando con responsabilidad, pero no podemos jugar solos. Eso sí, Batasuna va a responder a todas las agresiones, como no podía ser de otra manera».

Junto a Arnaldo Otegi se sentaron Joseba Permach, Juan Joxe Petrikorena y Joseba Zinkunegi. Estos dos últimos han sido imputados por Grande-Marlaska por «integración en banda armada» y deberán comparecer el miércoles en la Audiencia Nacional.

Falta de claridad

El portavoz abertzale señaló que estas citaciones ­a las que cabe añadir las formuladas contra integrantes de EHAK, contra el secretario general de LAB o contra otros ciudadanos vascos­ son un suma y sigue en los ataques contra la izquierda abertzale.

Una actuación judicial a la que se añaden los continuos emplazamientos a Batasuna por parte de otros partidos vascos. Tras recordar que «no habrá proceso sin la buena fe de todos los agentes», Otegi criticó esos discursos «donde se mezcla todo y no se habla con claridad», y aseveró que «el que pone condiciones sin cesar no desea el diálogo y sólo muestra la debilidad de sus posiciones».

«Hace falta tener cara, poca ética política y poca responsabilidad cuando se hacen afirmaciones que intentan ligar y responsabilizar a Batasuna de cuantas cosas suceden en el país en el ámbito de la confrontación armada o popular. Resulta que un partido que es ilegal, que no tiene sedes, que no se puede presentar a las elecciones, que le roban sus cargos electos, que no puede convocar manifestaciones y que acaba de recibir nuevas notificaciones, es el responsable de que las cosas no marchen en el país», añadió el mahaikide.

«Se acabó ­apostilló­. No vamos a entrar más en ese debate. Nosotros no ponemos condiciones a nadie, ni siquiera en esta situación». En esa misma línea, recordó que Batasuna presentó una propuesta en Anoeta. «¿Qué han hecho los demás? Utilizar esa propuesta para atacar a Batasuna pero, ¿cuál es su fórmula?».

Tampoco faltó un mensaje dirigido a los gobiernos español y francés, así como al PSOE. Otegi se preguntó si «es compatible un proceso con declaraciones como las de Ares o Chivite, compitiendo con María San Gil para ver quién insulta mejor».

Las redenciones de Galindo

La batería de interrogantes no se detuvo: «¿Favorece a la resolución del conflicto el caso de Iñaki de Juana o la persecución a los presos políticos porque, supuestamente, han obtenido redenciones, y que la gente que lleva 15, 16, 17 ó 20 años en la cárcel va a pasar otros 20 allí? ¿Dónde ha obtenido las redenciones Galindo? ¿Y Rafael Vera? ¿Alguien se cree que con esas dinámicas uno puede estar permanentemente haciendo un esfuerzo de autocontrol diciendo ‘el proceso, el proceso, vamos a ser responsables’? Pues no», explicó.

Otegi insistió en que «existe una oportunidad», pero reiteró que «no se puede construir un proceso, ni generar un clima de confianza, si sólo una de las partes mantiene un discurso responsable».

EL CORREO

Domingo, 4 de de septiembre de 2005

DIÁLOGO Y SOBERANISMO

Editorial

El inicio del curso político en Euskadi presenta pocas novedades en la actitud de sus protagonistas principales, y ello a pesar de que tanto las elecciones autonómicas como los efectos de la acción policial y judicial frente al terrorismo han introducido cambios notables en la correlación de fuerzas: en lo que es y no es posible en el País Vasco. Tanto la banda terrorista como la izquierda abertzale tratan de eludir las consecuencias de la extrema debilidad en la que se encuentra ETA; intentan obtener nuevo oxígeno para continuar situando en el campo de las fuerzas democráticas y de la sociedad en su conjunto nada menos que la responsabilidad de convencerles, mediante contrapartidas, para que depongan las armas. Por su parte, el PNV ni quiso ni pudo admitir los resultados electorales de marzo en lo que significaron de fracaso para el plan Ibarretxe. Su debilidad se ha transformado así en la continuidad del disenso interno y en el lastre que para su capacidad de maniobra implica la alianza de gobierno que mantiene con EA y EB. Recuperado en las urnas el liderazgo del constitucionalismo por el PSE-EE y frustrado el paso hacia la alternancia, resulta poco probable que socialistas y populares coincidan en algo más que en su negativa -rotunda o condicionada- a facilitar las cosas al Ejecutivo en minoría que preside Ibarretxe.

La sociedad vasca está sorteando el riesgo de ruptura interna y de aislamiento que implica toda aventura soberanista. La paulatina radicalización de los postulados nacionalistas no ha arrastrado tras de sí a la ciudadanía. De ahí que inmediatamente después de los comicios autonómicos, y en paradójica coincidencia con el debilitamiento de ETA, se hayan revitalizado las propuestas y sugerencias que apuntan a la consecución de la paz a cambio de concesiones políticas. El propósito de constituir una mesa de partidos que integre a la ilegal Batasuna responde a esa inclinación. La resistencia del terrorismo y de sus portavoces políticos a admitir su derrota y a abandonar el escenario que ocupan bajo coacción coincide, en este sentido, con el deseo del nacionalismo gobernante de no desaprovechar la eventualidad de un próximo final de ETA sin obtener algún rédito político que satisfaga los anhelos comunes de los abertzales.

Mientras persista el terrorismo, activo o como amenaza latente, todo diálogo al margen de la normalidad institucional y que reconozca explícita o implícitamente las demandas de los terroristas sólo conducirá a una paz victoriosa para éstos. En los últimos días, portavoces nacionalistas han querido soslayar el problema con la fórmula pretendidamente salomónica de que 'el diálogo resolutivo se dará en ausencia de violencia'. Una fórmula profundamente errónea que, lejos de desterrar la sombra fáctica de ETA, la invita a estar presente hasta que ella misma decida que ha llegado el momento del 'diálogo resolutivo'. Ése es el callejón hacia el que la llamada 'declaración del Velódromo' pretende conducir al conjunto del nacionalismo y arrastrar al resto de la sociedad vasca. Si lo que se quiere es evitar la contaminación del diálogo político por el terrorismo sería más recomendable circunscribir ese diálogo al ámbito interinstitucional y parlamentario, evitando la 'estrategia de fases' que en sí misma lleva la ponzoña de quienes pretenden sumir al País Vasco en la revisión a ultranza de su propia trayectoria democrática.

No es fácil que puedan compatibilizarse políticas institucionales que abonen una vía de revisión total de las reglas de juego constitucionales y estatutarias con la más que deseable normalización de las relaciones entre el Ejecutivo de Vitoria y el Gobierno central. Cuando el lehendakari insiste en que una de las condiciones del diálogo es el reconocimiento de la existencia de «un conflicto de naturaleza política» está consagrando, como principio inexcusable, la versión nacionalista de la historia vasca. De hecho, está enunciando algo que el PNV ya no está en situación de administrar, condicionado por sus equilibrios internos y por el marcaje que sobre él ejercen tanto EA como Batasuna. El inicio del curso político está dejando en evidencia no sólo las discrepancias que afloran a diario entre Imaz y Egibar, y que sitúan a Ibarretxe como fiel de la balanza. Está mostrando que los acontecimientos políticos sitúan al PNV ante una disyuntiva ineludible: o mantiene sus compromisos con el resto del nacionalismo, dejándose llevar por las posturas más soberanistas y quedando en definitiva a merced de lo que decida ETA, o restablece los canales de comunicación y refuerza las coincidencias con el no nacionalismo. Ni es posible ni sería deseable que la política vasca se encamine durante el curso que se inicia hacia un terreno de apariencias ambiguas que acabe haciendo el juego al hegemonismo soberanista. Es lógico que el Gobierno de Zapatero trate de contar con la anuencia del PNV para la aprobación de los Presupuestos generales. Como es lógico que el Ejecutivo de Ibarretxe pretenda, a cambio, allanar el camino a las cuentas de la CAPV. Esa eventual coincidencia sería deseable siempre y cuando responda a necesidades sociales de inversión y gasto en el País Vasco y en el conjunto de España. Pero la tramitación presupuestaria en Madrid y Vitoria no puede acabar siendo un paréntesis engañoso que facilite al nacionalismo la recuperación de su aliento soberanista.