El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Precio del PNV Sigue Subiendo

Por Narrador - 5 de Septiembre, 2005, 3:05, Categoría: General

Nuevas peticiones del PNV en contrapartida a su apoyo a la ‘estabilidad’ del Gobierno ZP. El PSE-EE mostró ayer su negativa a apoyar las mociones de censura anunciadas ayer por el PNV contra los regidores del Ayuntamiento de Vitoria y de la Diputación alavesa, ambas instituciones gobernadas por el PP. Los socialistas estiman que esta iniciativa no es más que una "campaña de publicidad". El PSE subrayó que Álava no necesita un ejecutivo nacionalista en minoría, sino "uno fuerte, estable y constitucionalista". ABC considera la propuesta del PNV como un envite a los socialistas; EL MUNDO califica las mociones de "baldías" y EL PAIS de "testimoniales". Por otro lado, el portavoz parlamentario del PNV, Josu Erkoreka, puso ayer como requisito ineludible a un acuerdo con el PSOE sobre los Presupuestos que se termine con "la marginación estructural" de la inversión pública en Euskadi. Los nacionalistas estiman que la inversión en el País Vasco tiene que ser similar al peso de su economía en el conjunto de la española, en torno al 6%.

EL MUNDO

Sábado, 3 de septiembre de 2005

 

EL PNV EXIGE RECIBIR FINANCIACIÓN SANITARIA PARA APOYAR LOS PRESUPUESTOS

Belen Ferreras

BILBAO.- El PNV añadió ayer una más a la lista de condiciones para dar su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado. Su portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka, y el diputado Pedro Azpiazu advirtieron de que el Grupo vasco no dará su voto favorable a estas cuentas si no se produce un aumento «sustancial y cualitativo» de las inversiones del Estado en Euskadi. Y además exigieron que ese aumento, que no cuantificaron, sea suficiente como para contribuir a «reducir la brecha financiera» que el Estado ha acumulado con Euskadi en los últimos 25 años de Estatuto, y que situaron en torno a los 9.000 millones de euros.

Esta, que será una condición sine qua non para que el PSOE cuente con el apoyo del PNV en el Congreso a la hora de sacar adelante los Presupuestos, se unirá a otras ya conocidas, como que se solucione el problema del Cupo, la financiación de la Ertzaintza o la factura del Prestige, aunque Erkoreka consideró que el PSOE desbloqueará estos tres temas «casi de inmediato», porque «está ahora más con la soga al cuello que hace un año».

Pero además, reclamaron el «pleno derecho de Euskadi a participar en la financiación extraordinaria de la Sanidad, por lo que afirmaron que en esa negociación de los apoyos será un «referente muy a tener en cuenta» la participación vasca en el reparto financiero del Estado en el marco de la financiación sanitaria.

«El hecho de que las instituciones estatales consideren que existen recursos a repartir entre las comunidades autónomas para contribuir a financiar la Sanidad, supone reconocer que el cálculo económico que en su día se hizo para hacer efectiva la transferencia era equivocado, que estaba por debajo del gasto real que suponía la Sanidad». «Si ese cálculo era equivocado en el caso del resto de las comunidades autónomas, lo es también en el caso de la comunidad vasca», reiteró.

En ningún momento hicieron referencia a que muchas de las parcelas susceptibles de inversión por parte del Estado están transferidas a la Administración vasca, a diferencia de otras comunidades.

Erkoreka esperó que la oferta de diálogo del PSOE al PNV para buscar una estabilidad parlamentaria sea un acuerdo global que incluya también la normalización política porque, según dijo, el PNV «no tiene voluntad de comodín», de sustituir a «otros socios parlamentarios que se pudieran caer en el curso político».

EL MUNDO

Sábado, 3 de septiembre de 2005

EL PNV ANUNCIA DOS BALDÍAS MOCIONES DE CENSURA CONTRA RABANERA Y ALONSO

Elena P. Iriarte

VITORIA.- La amenaza de la moción de censura que pende sobre los ejecutivos del PP en Alava y Vitoria desde el comienzo de la legislatura ha terminado por cumplirse. El PNV anunció ayer su intención de presentar «cuanto antes» sendas iniciativas en la Diputación y el Ayuntamiento para apartar de sus puestos al diputado general, Ramón Rabanera, y al alcalde, Alfonso Alonso, y terminar con lo que considera una «situación de desgobierno».Previamente, la formación, que contará con el respaldo de EA y EB, tiene previsto hablar con los socialistas para conseguir que las mociones fructifiquen.

Sin embargo, los planes nacionalistas no darán el fruto deseado, al menos por el momento. El PSE, formación que periódicamente amaga con promover el cese de los citados dirigentes populares, rechazó ayer participar en la iniciativa planteada por el PNV. Según explicaron en un comunicado, los socialistas no creen que la solución a los «problemas» de las instituciones alaveses pasen por «sustituir un Gobierno en minoría y de derechas por otro gobierno en minoría y nacionalista».

El líder del PNV en Alava, Iñaki Gerenabarrena, envió de manera continua velados mensajes a los socialistas. «No queremos seguir mareando la perdiz», señaló, y pareció quedar claro que su intención real es que cada cual se retrate cuando adelantó que su propuesta iba encaminada a constituir gobiernos locales formados únicamente por PNV, EA y EB, dado que con el PSE «no ha llegado todavía el momento de alianzas estratégicas».

EL PAIS

Sábado, 3 de septiembre de 2005

EL PNV PIDE A LOS SOCIALISTAS QUE APOYEN SUS MOCIONES DE CENSURA AL PP EN ÁLAVA

Pedro Gorospe 

El PSE rechaza participar en las iniciativas para desalojar a Rabanera y Alonso

El PNV de Álava arrancó ayer el curso político anunciando la presentación de dos mociones de censura contra los máximos responsables de la Diputación, Ramón Rabanera, y del Ayuntamiento de Vitoria, Alfonso Alonso, ambos del PP. Las mociones son más testimoniales que posibilistas, ya que los votos del PSE son imprescindibles en ambos casos, y el PNV considera al tripartito con EB y EA el único gobierno posible. El PSE no las va a apoyar porque Álava no necesita un ejecutivo nacionalista en minoría, sino "uno fuerte, estable y constitucionalista".

La ofensiva del PNV alavés para recuperar las dos principales instituciones de Álava tiene todo el respaldo de la ejecutiva nacional del partido, presidida por Josu Jon Imaz, según confirmaron ayer desde Sabin Etxea, la sede central del PNV. Sin embargo, no tiene demasiado crédito para los socialistas, que consideran la propuesta una "campaña de publicidad". EA y EB sí que secundaron la propuesta, aunque sus votos son insuficientes.

A pesar de ese hecho, y conscientes de que está abocada al fracaso, el presidente del PNV de Álava, Iñaki Gerenabarrena, dijo que su partido va a presentar la moción en las Juntas Generales, el legislativo provincial. Para el ex consejero de Agricultura del Gobierno vasco, se trata de "la hora del cambio" y el PNV tiene legitimidad para presentar y liderar la moción porque ganó las elecciones en Álava. La coalición PNV-EA obtuvo 19 escaños en los comicios de 2003, el PP 16, el PSE 12, EB tres, y UA uno. El tripartito tiene 22 de los 26 votos necesarios para sacar adelante la moción.

Pero es que en el caso del Ayuntamiento, los nacionalistas necesitan al PSE incluso para presentar la moción contra el alcalde, Alfonso Alonso, ya que la normativa municipal obliga a contar con la firma de catorce de sus 27 concejales para su presentación. El PNV y EA tienen nueve (8+1), como el PP; EB tiene dos y el PSE siete. Necesitan tres de los siete del PSE. Este partido, que ayer hizo pública una nota rechazando el cambio político que propone el PNV para Álava, tampoco está dispuesto a prestarles ese apoyo parcial para que se debata la moción en el Ayuntamiento.

Para los socialistas, la maniobra del PNV tiene un carácter exclusivamente testimonial y aseguran que si de verdad lo que persiguen los nacionalistas es mejorar el servicio a los ciudadanos, ante lo que denominan "el desgobierno de la provincia", no es de recibo que la alternativa de Gobierno que proponen también esté en minoría. La Diputación lleva dos años con un presupuesto prorrogado. El tripartito también estaría en minoría, y en las elecciones autonómicas de junio fue castigado con un descenso de cuatro escaños.

El PSE, que tiene previsto celebrar su congreso en octubre, ya ha adelantado que no quiere hablar de nuevas alianzas estratégicas hasta después de las elecciones municipales y forales de 2007.

En cualquier caso, el PNV no quiere ahora una alianza con el PSE, sino que le pide que haga con el tripartito lo mismo que ha estado haciendo con el PP. Gerenabarrena le pide al PSE que, de la misma manera que permitieron la elección de Ramón Rabanera como Diputado General, y han apoyado con sus votos en las Juntas Generales varios proyectos presupuestarios, respalden ahora, desde fuera, al Ejecutivo nacionalista.

En concreto, le piden al PSE que colabore "de forma activa en el desarrollo de iniciativas concretas para el desarrollo del territorio". Los nacionalistas pretenden extender el desalojo del PP en toda la provincia haciendo extensivas las mociones, si el PSE estuviera dispuesto, a las localidades de Oión, Yécora, Elciego e Iruña de Oca.

En una nota, los socialistas sostienen: "Siempre hemos apostado por construir gobiernos con mayorías suficientes, constitucionalistas y autonomistas, además de progresistas, y eso hoy sólo lo acredita el PSE".

EL PAIS

Sábado, 3 de septiembre de 2005

EL PNV RECLAMA EL 6% DE LA INVERSIÓN ESTATAL PARA APOYAR LOS PRESUPUESTOS

P. Gómez Damborenea

Josu Erkoreka, portavoz parlamentario del PNV en el Congreso, puso ayer como requisito ineludible a un acuerdo con el PSOE sobre los Presupuestos Generales del Estado que se termine con "la marginación estructural" de la inversión pública estatal en Euskadi; una situación que tildó de "lacerante". El PNV considera que la inversión de los Presupuestos en el País Vasco tiene que ser similar al peso de la economía vasca en el conjunto de la española, en torno al 6%. De 1995 a 2005 la media de inversión ronda el 1%, según el PNV.

El diputado del PNV Pedro Azpiazu, que acompañó en Sabin Etxea (sede del PNV), en Bilbao, a Erkoreka, justificó esta demanda en que también desde CiU o ERC se reclama un 16% -el peso de la economía catalana en la española- de las inversiones del Estado para Cataluña. Azpiazu señaló que las diferencias competenciales entre las comunidades autónomas -carreteras, por ejemplo, es una competencia de las diputaciones forales- no distorsionan la petición. Además, recalcó que esta falta de inversiones ha servido de mecanismo de solidaridad con otros territorios.

9.000 millones de déficit

El PNV ha hecho un cálculo sobre lo que el Estado debía haber invertido en el País Vasco en los últimos 25 años (periodo de vigencia del Estatuto de Gernika) y lo situó en 9.000 millones de euros, cantidad superior a los Presupuestos anuales consolidados del Gobierno vasco y las tres diputaciones forales vascas. El PNV calcula esta cifra de forma sencilla. Durante 10 años Euskadi debía haber recibido cinco puntos más de inversión (la diferencia entre el 6% del peso de la economía vasca en el total y el 1% de invertido en las cuentas); lo que equivale según sus números a 360 millones anuales de déficit. Esta cantidad la extrapola a los últimos 25 años y obtiene los 9.000 de déficit histórico.

Previa a la anterior condición, e "indispensable para empezar a hablar", situó Erkoreka la solución del conflicto que dura ya dos años sobre el cupo, la financiación de la Ertzaintza y los gastos ocasionados por el desastre del Prestige. El PNV entiende que el Gobierno central se lo "debe" por el apoyo hace un año a los objetivos de estabilidad presupuestaria. Erkoreka puso aún una tercera condición, que los Presupuestos del Estado y el vasco vayan en "la misma dirección": "Si se dan esas condiciones, nos parece que lo lógico es que nos apoyemos uno y otro".

El PNV pidió también dinero para la sanidad, que en Euskadi se financia vía el Concierto Económico vasco. Erkoreka dijo que si hay más fondos del Estado para otras comunidades también debe haberlos para el País Vasco.

Por otra parte, el secretario general de ERC, Joan Puigcercós, señaló que entre sus condiciones de apoyo a los Presupuestos está crear "un fondo de rescate de los peajes" para disminuir progresivamente el número de autopistas de pago en Cataluña, informa Enric Company. También pide que se dupliquen los 120 millones destinados al fondo para la inmigración.

EL PAIS

Sábado, 3 de septiembre de 2005

RAJOY CONDICIONA CUALQUIER ACUERDO CON EL PSOE A QUE SE DESMARQUE DE LAS PROPUESTAS NACIONALISTAS

C. E. C. / P. G.

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, no quiso ayer aventurar si, en su opinión, el PSOE apoyará la moción de censura que promueve el PNV en Álava, donde gobierna el PP, pero ya avanzó cuál sería su opinión: "Un disparate colosal". El presidente de los populares anunció ayer en Segovia que el lunes tratará este asunto con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que le ha citado en La Moncloa, y que allí le exigirá que se desvincule completamente de la moción de censura si quiere mantener buenas relaciones con el PP. "Si Zapatero prefiere que el PNV gobierne en un sitio donde las elecciones las ha ganado el PP, su voluntad de llegar a un acuerdo conmigo es cero", sentenció. Para que prosperen las mociones tanto en la diputación alavesa como en el ayuntamiento de Vitoria, ambos gobernados por el PP, el tripartito vasco -PNV, EA e IU- necesita los votos de los socialistas vascos.

El asunto de la moción de censura alavesa sorprendió a la cúpula del PP reunida en Segovia para analizar la estrategia a seguir en el curso político. Dirigentes de ese partido comentaban en privado, al finalizar la reunión, su convicción de que el PNV ha pactado esta iniciativa con los socialistas. Los desmentidos del PSE llegaron después de estas primeras suposiciones. Uno de los dirigentes de los llamados maitines, las reuniones de los hombres más influyentes del PP (no hay ninguna mujer), se mostraba convencido del pacto oculto, y argumentaba que el PNV es un partido "serio" que nunca realiza una operación política de este calado si no tiene controlada la solución final.

Rajoy lanzó varios avisos a navegantes. En tono muy serio repitió que sería una "enorme irresponsabilidad" por parte del PSOE sumarse a esta iniciativa. El líder de la oposición pidió a los socialistas que no apoyen a un partido como el PNV, que "mantiene el plan Ibarretxe y la amenaza del referéndum, pretende la desaparición de España y sigue en posiciones que nada tienen que ver con el espíritu constitucional".

El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, aseguró ayer que está "muy tranquilo" y no tiene "ningún temor", ya que cree que se trata exclusivamente de una manera de buscar el desgaste permanente de los dirigentes del PP. "Prefiero ver los hechos más que las amenazas y las declaraciones vacías", señaló. Mientras, el teniente de diputado general, Carlos Samaniego, sostuvo que el único objetivo de las mociones es "recuperar las instituciones alavesas para ahondar en el nacionalismo y en el rupturismo".

ABC

Sábado, 3 de septiembre de 2005

EL PNV «PRUEBA» AL PSE CON MOCIONES DE CENSURA PARA DERRIBAR AL PP EN ÁLAVA

M. Luisa G. Franco

El PP no se «fía» del PSOE y teme que Zapatero e Ibarretxe «utilicen a Álava como moneda de cambio» en la reunión del próximo miércoles en la Moncloa

BILBAO. El PNV emprendió ayer una ofensiva contra los gobiernos minoritarios del PP en la Diputación de Álava y en el Ayuntamiento de Vitoria al anunciar sendas mociones de censura. La iniciativa tiene pocos visos de prosperar una vez que el PSE anunció que no la apoyará.

En un comunicado y sin que mediara declaración pública de dirigente alguno, los socialistas de Álava rechazaron la invitación por que «la sustitución de un gobierno en minoría y de derechas, por otro gobierno en minoría y nacionalista, no es lo que Álava necesita y por lo tanto no es una solución».

En dicha nota, reincidiendo en su ya tradicional equidistancia, se remitieron a la «sanción» que recibieron en las elecciones autonómicas tanto populares como peneuvistas por su «incomunicación, exclusión y radicalización», al tiempo que «aumentaron el apoyo y la confianza en el PSE-EE».

Para que la moción saliera adelante en las Juntas Generales de Álava, tendría que contar con 26 de los 51 escaños. El PNV tiene 14 junteros, y en principio no encontraría dificultades para recabar el apoyo de los 5 de EA y los 3 de IU. En ese caso, dispondría de 22 escaños, o 23 si lograra el de Unidad Alavesa. Necesitaría para que prosperara su iniciativa, por lo tanto, del respaldo del PSE. El PP es el primer partido en Álava con 16 junteros y los socialistas representan a la tercera fuerza política, detrás del PNV, con 12.

En el caso del Ayuntamiento de Vitoria, el PNV no tiene ni siquiera los 14 concejales necesarios para presentar la moción de censura, ya que cuenta únicamente con 8 y sólo podría recabar el apoyo de los 2 de IU y del único de EA. En el Consistorio, el PP dispone de 9 ediles y el PSE de 7, de un total de 27.

Ayer, el presidente del PNV en Álava, Iñaki Gerenabarrena, emplazó al PSE a actuar «con responsabilidad y, en consecuencia, con sus declaraciones públicas para propiciar el cambio que las instituciones alavesas requieren». Así, ofreció al PSE un diálogo «abierto y leal» para que mediante acuerdos puntuales «los socialistas puedan colaborar de forma activa en el desarrollo de iniciativas concretas para el desarrollo de Álava y Vitoria».

Se da la circunstancia de que el portavoz socialista en las Juntas Generales de Álava, Carlos Prieto, había dicho hace dos días que la moción de censura al gobierno del PP estaba encima de la mesa, por lo que el portavoz de los populares, Santiago Abascal, puso en duda, en declaraciones a ABC, la tajante afirmación del PSE de Álava de que no apoyará las mociones.

Abascal teme que en la reunión que mantendrán Zapatero e Ibarretxe, Álava pueda ser usada como «moneda de cambio» y consideró que el PNV presentará la moción de censura en la Diputación «desde la sinrazón y desde el rencor», con la intención de «echar al PP como sea de las instituciones». En su opinión, Álava está en una situación económica mejor que Vizcaya y Guipúzcoa, por lo que «no es lógica una moción de censura frente a una buena gestión». Así, instó al PSE a que «mire con quien pacta».

El presidente del PNV en Álava, Iñaki Gerenabarrena, calificó ayer los gobiernos en minoría del PP en Álava y Vitoria como el «desgobierno absoluto» y consideró que era necesario introducir cambios en ambos «por el bien de los ciudadanos». Como candidatos para esos gobiernos el PNV propone a sus portavoces en la Diputación, Álvaro Iturritxa, y en el Ayuntamiento, Mikel Martínez.

ABC

Sábado, 3 de septiembre de 2005

RAJOY AVISA A ZAPATERO QUE «SE JUEGA SU CREDIBILIDAD» SI PACTA CON LOS NACIONALISTAS

J. L. Lorente

«Es evidente que si el presidente del Gobierno prefiere que el PNV gobierne donde ha ganado el PP, la voluntad de llegar a pactos conmigo es cero», advierte Rajoy

MADRID. El anuncio del PNV de presentar mociones de censura en Álava no ha cogido por sorpresa a la dirección de los populares. El líder de la oposición y su equipo esperaban algo así tras el acercamiento del PSOE a los nacionalistas vascos estos meses. No obstante, Rajoy se mostró ayer durísimo en su crítica a Zapatero, a quien advirtió de que «se juega su credibilidad» si pacta con el PNV en Álava. La situación creada en el País Vasco será uno de los primeros asuntos que el presidente popular saque a relucir en la entrevista que el lunes mantendrá con el jefe del Ejecutivo en el palacio de la Moncloa. En declaraciones a los periodistas al término de las dos jornadas de reuniones del «núcleo duro» del PP en el parador de Segovia, el líder de los populares quiso dejar claro que «será un disparate colosal y una enorme irresponsabilidad» que los socialistas respaldasen las pretensiones del partido de Ibarretxe. En este contexto, pidió al PSOE que «con la mayor celeridad posible» aclare si va a apoyar al PNV y agregó que el lunes le dirá a Zapatero que «sería una enorme gravedad que se produjera el apoyo» a los nacionalistas vascos en contra del PP, partido que, según recordó, ganó las elecciones en ambas instituciones.

El plan Ibarretxe

Los estrechos vínculos que en la actualidad mantienen socialistas y nacionalistas vascos -el PSOE busca ahora el respaldo del PNV en el Congreso de los Diputados para lo que queda de legislatura- podrían influir negativamente en la precaria relación entre el partido en el Gobierno y el principal grupo de la oposición en asuntos de Estado. Rajoy se encargó de recordarlo ayer: «Es evidente que si el presidente del Gobierno prefiere que el PNV gobierne en un sitio donde ha ganado el PP, la voluntad de llegar a un acuerdo conmigo es cero... De libro».

En este punto, no quiso pasar por alto que los nacionalistas mantienen en el debate político el plan Ibarretxe, que apuesta, según dijo, «por un referéndum ilegal con el objetivo de que el País Vasco desaparezca de España». Rajoy resaltó que hasta ahora los grandes temas de Estado se pactaban entre los dos principales partidos, y preguntó a Zapatero «si es mejor que estos asuntos se acuerden con el PP o con ERC y el PNV».

Además, emplazó al jefe del Ejecutivo a poner fin a la reforma del Estatuto de Cataluña, ya que ha resultado «un churro» después de dos años de negociación entre las distintas formaciones políticas y que, además, «no importa a nadie». «El presidente del Gobierno, en un ejercicio de responsabilidad, debe dejar este asunto, y Cataluña debe empezar a preocuparse de problemas más importantes», remachó.

ABC

Sábado, 3 de septiembre de 2005

UN DILEMA PARA LOS SOCIALISTAS

G. L. A.

MADRID. El PSOE ve tras la moción una maniobra del PNV para poner a los socialistas en la disyuntiva de elegir entre este partido y el PP, que gobierna las instituciones alavesas gracias al apoyo del PSE. «La impresión es que busca no tanto acosar al PP como provocar al PSE», señaló un dirigente socialista, quien descartó que la iniciativa responda a un pacto previo entre su partido y el PNV.

Lejos de ese hipotético pacto oculto, las fuentes consultadas admiten que el PNV ha logrado poner al PSOE ante «un dilema complejo». Por una parte, la moción se plantea en el momento en que parecen abrirse expectativas de un entendimiento global entre ambos partidos pilotado desde La Moncloa; y, por otra, se produce en un territorio en el que las relaciones entre el PP y el PSOE se han caracterizado por «el desencuentro» desde la victoria socialista en 2004.

La impresión dominante en las filas socialistas es que la moción no prosperará porque el PSE no la apoyará ya que «aunque han cambiado muchas cosas, nos resultaría muy difícil explicar un giro tan brusco».

En todo caso, los socialistas se muestran conscientes de que la iniciativa del PNV abre un período de negociaciones durante el que tanto PNV como PP intentarán poner a su partido contra la pared. Ante este escenario, no es baladí recordar que en 2003 el socialista Javier Rojo presentó su candidatura para presidir la Diputación de Álava, aunque acabó retirándola en beneficio del PP por indicación expresa de Zapatero.

EL CORREO

Sábado, 3 de septiembre de 2005

EL PNV ANUNCIA EN ÁLAVA MOCIONES DE CENSURA CONTRA EL PP, QUE NO PROSPERARÁN

Aitor Alonso

Plantea gobiernos PNV-EA-EB con el apoyo externo de los socialistas El PSE las rechaza y las hará decaer

El PNV anunció ayer que presentará una moción de censura contra el diputado general de Álava, Ramón Rabanera, y que tratará de hacer lo mismo contra Alfonso Alonso en el Ayuntamiento de Vitoria, ambos del PP. El objetivo declarado por los nacionalistas es trasladar a Álava gobiernos minoritarios de composición similar al tripartito que sustenta a Ibarre-txe -PNV, EA y EB- para hacer frente al «desgobierno» actual y a la «incapacidad» de los populares en la gestión del territorio.

Las mociones no saldrán adelante, toda vez que ayer mismo fueron rechazadas de plano por el PSE, cuyo respaldo es imprescindible para forzar los cambios. «Sustituir un gobierno en minoría y de derechas por otro en minoría y nacionalista no es lo que Álava necesita», zanjaron los socialistas en un comunicado. En el escrito, tildan la iniciativa peneuvista de simple «campaña de publicidad» y «brindis al sol».

El anuncio de someter a votación la continuidad de Rabanera y Alonso, desvelado ayer por el presidente de la ejecutiva peneuvista en Álava, Iñaki Gerenabarrena, no ha sorprendido en una provincia donde se lleva semanas especulando con esta posibilidad. Lo que sí ha sorprendido es la formulación concreta de las mociones. En primer lugar, porque el PNV las anunció a sabiendas de que sin el concurso socialista -y Gerenabarrena dijo que no ha habido «negociación previa»- las peticiones de cese nacen sin apoyos, ya que el tripartito suma 22 de 51 junteros y 11 de 27 concejales.

Y en segundo lugar, sorprendió el propio escenario dibujado en ellas. Los peneuvistas dijeron que «sólo» estarían dispuestos a encabezar gobiernos formados por los nacionalistas más EB, que deberían estar apoyados desde fuera «en base a acuerdos puntuales» por el PSE. «No ha llegado el tiempo de cambiar alianzas. La base debe ser aquello que conocemos y que sabemos que funciona, el tripartito», sentenció Gerenabarrena.

Contexto político

Los socialistas rechazaron de forma inmediata la invitación. «Desde hace muchos meses venimos planteando la necesidad de resolver la gobernabilidad del Ayuntamiento y de la Diputación», admitió el PSE, cuyo distanciamiento de los populares en Vitoria ha sido progresivo. «Pero apostamos por construir gobiernos con mayorías estables, constitucionalistas, autonomistas y progresistas -aclararon-. Cualquier alternativa deberá contar con esos criterios».

Las mociones de censura se presentan en un momento político marcado por el acercamiento entre el Gobierno del PSOE y el partido de Josu Jon Imaz, que ha sido invitado por primera vez esta legislatura a la ronda de contactos previa a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado; y a pocos días, además, de la reunión entre Zapatero e Ibarretxe.

En este escenario, medios del socialismo alavés sospechan que la maniobra peneuvista podría interpretarse en clave interna del partido jeltzale. La ejecutiva alavesa se alineó con el sector de Joseba Egibar -menos proclive al entendimiento con fuerzas no nacionalistas- y por eso, sostienen los medios consultados, Gerenabarrena realiza una invitación cerrada que hace muy difícil su aceptación por parte de los socialistas. Ello permitiría visualizar un nuevo acercamiento del PSE hacia los populares en la línea en la que ayer mismo lo planteó Gerenabarrena: «Van a tener que optar por unos o por otros», dijo. Fuentes nacionalistas, por su parte, señalaron que se trata de un movimiento para «evidenciar el desgobierno» alavés y forzar al PSE a «solventar sus contradicciones». Confirmaron a este diario, además, que el EBB había aprobado de forma previa la presentación de las mociones.

DEIA

Sábado, 3 de septiembre de 2005

EL PSE NO RESPALDARÁ LAS MOCIONES DE CENSURA DEL PNV CONTRA ALONSO Y RABANERA 

Silvia Núñez Gasteiz 

El PNV de Araba ha decidido que es tiempo de cambio: anuncian dos mociones para desbancar al PP de la Diputación y del Ayuntamiento. Iniciarán contactos con los partidos «inmediatamente», si bien el PSE ha adelantado su negativa. Una postura que paralizaría ambas iniciativas. 

Un órdago en toda regla. El PNV de Araba jugó ayer sus cartas y lanzó una propuesta que obligará a posicionarse a todas las formaciones políticas, pero especialmente al PSE-EE. Y es que los socialistas tendrán que votar a favor o en contra de la moción de censura que liderarán los nacionalistas con un objetivo claro: cambiar los gobiernos de la Diputación de Araba y el Ayuntamiento de Gasteiz, actualmente en manos del PP.

«Es el momento clave para reconducir la situación», advirtió el presidente del Araba Buru Batzar, Iñaki Gerenabarrena, quien subrayó «el desgobierno más absoluto que vive Araba». «Esto hay que cambiarlo por el bien de los ciudadanos», añadió.

Flanqueado por Álvaro Iturritxa y Mikel Martínez -candidatos a sustituir a los cargos del PP como diputado general de Araba y alcalde de Vitoria, respectivamente- Gerenabarrena apeló a la responsabilidad del PSE-EE. «Que actúen en consecuencia con sus declaraciones públicas para propiciar el cambio que las instituciones alavesas requieren», apuntó en referencia a las continuas críticas que los dirigentes socialistas mantienen contra los "populares", tanto en la institución foral como en la municipal.

El llamamiento es más que justificado ya que sendas mociones de censura sólo tienen posibilidad de prosperar con el apoyo socialista. No en vano, sin sus votos, Ramón Rabanera tampoco podría gobernar la Diputación, ya que fue la coalición PNV-EA la que ganó las últimas elecciones forales.

A falta de posiciones más concretas, el PSE adelantó ayer que los nacionalistas no contarán con su apoyo. Así las cosas, si mantiene su negativa, el debate no podrá llegar al Ayuntamiento ya que, en esta institución, las mociones de censura sólo llegan al pleno con catorce firmas y el PNV solamente cuenta con ocho concejales. Eso sí, el actual diputado general de Araba, Rabanera, no podrá eludir el debate en su institución. Los junteros que ocupan los sillones jeltzales son suficientes para que la moción llegue a la Cámara alavesa.

En cuanto a plazos, desde las filas nacionalistas aseguran que tomarán la iniciativa «lo antes posible». Todo ello con el fin de «poder conformar unos gobiernos sólidos que den respuesta a las necesidades de los alaveses». Una ambición justificada por la falta de presupuestos que tiene a los gobiernos de Alonso y Rabanera atados de pies y manos. No en vano, su minoría impide a ambos ejecutivos aprobar presupuestos desde el año 2003.

No obstante, antes de presentar las iniciativas, el PNV quiere testar al resto de formaciones de la oposición. «Nos pondremos en contacto con todos los partidos», apuntó Iñaki Gerenabarrena quien adelantó que la propuesta de gobierno alternativo al del Partido Popular estaría formada por el tripartito.