El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El Impuestazo: Editoriales

Por Narrador - 3 de Septiembre, 2005, 18:35, Categoría: El Impuestazo

Para no eternizar este tema, les resumo las distintas editoriales que abordan la cuestión en la prensa nacional. Como pueden imaginar no son demasiado favorables a esta medida, o más bien ocurrencia.

“Impuestos sanitarios”, EL PAÍS. La objeción que encuentra el diario a la propuesta realizada por el Gobierno es la de que al tratarse de impuestos indirectos, que gravan el consumo, no admiten progresividad. De todas formas, éste argumento, no podrá ser utilizado para reclamar que sea el Estado quien asuma la integridad de la deuda. Ello significaría dar el mismo trato a las autonomías que han gestionado bien sus recursos y a las que no; y a las que han decidido ampliar su catálogo de prestaciones. Para reclamar el aumento de la aportación del Estado se utiliza el argumento del incremento de la población asistida. Pero la cuestión es que en el sistema acordado en su momento ya preveía mecanismos correctores para esa situación. Apunta que la transferencia adicional que compromete el Gobierno debería destinarse a compensar esa diferencia. A partir de ahí, cada comunidad deberá corresponsabilizarse de la financiación del aumento del gasto.

- “¿Pero no quedamos en lo progresista era bajar impuestos?”, EL MUNDO.  Teniendo en cuenta que el aumento del gasto sanitario se debe en gran medida a un fenómeno del que no son responsables las comunidades autónomas: la inmigración, se debería intentar ahorrar en partidas que son más prescindibles, antes de someter al ciudadano a más impuestos. Como es el caso de las televisiones públicas, de las que ningún político parece dispuesto a deshacerse. También sugiere que si se decide aumentar los ingresos por la vía impositiva no se puede ignorar el IRPF pretendiendo camuflar la subida en tasas que parecen menos impopulares pero que gravan por igual a ricos y pobres. Concluye recordando a Zapatero sus palabras en las que aseguraba que “bajar impuestos es de izquierdas”.

- “Salvar la foto de familia”, ABC. Apunta que la gestión de la sanidad en nuestro estado autonómico es competencia de las comunidades autónomas. Por ello, las medidas racionalizadotas que acompañan a la propuesta del Gobierno no pasan de ser un catálogo de buenas intenciones. Algunas recomendaciones y medidas promocionales y preventivas son de puro sentido común, pero no bastan por sí solas para sostener unos servicios básicos que la ministra Elena Salgado calificaba ayer como “uno de los más amplios de Europa”. Queda patente pues, que el Ejecutivo actúa con una visión a corto plazo, que pretende salir del paso con nuevas dosis de talante pero con pocos  argumentos sólidos. Señala que aunque el tema de la financiación sanitaria es importante, no puede ocultar el debate de hondo calado sobre el modelo territorial, en el cual el Gobierno pretende contentar a todos en un ejercicio imposible de malabarismo político.

- “Llega el impuestazo”, LA RAZÓN. Cree que la financiación del sistema sanitario no puede seguir como hasta ahora y exige un esfuerzo añadido de notables proporciones. En primer lugar, de las comunidades autónomas, que de manera irresponsable están ocultando la dimensión exacta del déficit. Y en segundo lugar, del Gobierno, que además de reconocer públicamente sus excesos pasados de oposición, debe incrementar sensiblemente su contribución, pues se lo permite el superávit fiscal de casi 7.500 millones. Además debe velar porque no se produzcan diecisiete modelos distintos de sanidad pública, con las consiguientes desigualdades y diferencias discriminatorias entre españoles.

- “Parche sanitario”, LA VANGUARDIA. De las medidas propuestas por el Gobierno para subsanar el déficit sanitario, critica la que consiste la que prevé un incremento de la fiscalidad sobre los carburantes en un momento de alza del precio del crudo y a riesgo de alimentar la espiral inflacionista. Además en el plano estructural, el Gobierno opta por un aumento de la imposición indirecta, que se endosa a las autonomías, frente a la escasa aportación de la Administración central en contraste con su carga de responsabilidad en la deuda acumulada. El problema es que cuando hay disfunción entre la evolución de los recursos y el aumento de la población en las distintas comunidades, se puede romper el principio de igualdad entre los ciudadanos, ya sea en las prestaciones o en los medios para financiarlas. Sólo el aumento de recursos y la racionalización del gasto podría solucionar el problema.